Alicún de Ortega


El pueblo de Alicún de Ortega está situado en la parte nororiental de la comarca de Los Montes, limitando con la provincia de Jaén, a 101 km. de la ciudad de Granada. Se extiende al este de los Montes Orientales y el Valle del río Guadahortuna.

Sus orígenes se remontan a la Prehistoria, como atestiguan los vestigios arqueológicos del Neolítico encontrados en el poblado de Piedras Bermejas. Fue conocido como “Acatucci” en el periodo romano, después se llamó “Agatugia” y “al-Liqum”, hasta que finalmente adopto su actual nombre en el siglo XVI.

El patrimonio arquitectónico más importante de Alicún de Ortega lo constituyen la ermita de San Roque, la iglesia de Nuestra Sra. de la Anunciación que conserva parte de su artesonado mudéjar, y las fortalezas de la época musulmana, que se hallan a un kilómetro del pueblo.

Cada 25 de diciembre, los alicuneros celebran la tradicional y antigua Hermandad de las ánimas benditas, donde los cofrades visitan las casas del pueblo cantando salmodias y haciendo una recolecta para la Rifa de la Ánimas del 1 de enero. En mayo se celebran las fiestas en honor a la Virgen de Fátima, con su tradicional romería y comida de jamón con habas en la plaza, y las fiestas patronales en honor a San Roque en agosto son muy conocidas por la cantidad de cohetes que se tiran durante el recorrido de la procesión.

En su rica gastronomía cabe destacar como especialidades locales las migas de pan y patatas y las gachas, y también los postres como las tortas de leche, los alfajores y los roscos de vino.